Mentalidad

¿Alguna vez has pensado “No puedo hacerlo” y resulta que efectivamente no puedes realizar alguna actividad?

¿Alguna vez has dicho “Por qué siempre me pasan este tipo de cosas” y resulta que te siguen pasando una y otra vez?

Pues tenemos buenas noticias, ya que hemos encontrado al culpable de que todo esto te siga sucediendo y hasta nos dimos a la tarea de encontrar una solución para que esto deje de pasarte.

Eso sí, no sabemos cómo vas a tomar la respuesta, ya que, después de meses y meses de investigación, los resultados arrojan que el único y verdadero culpable de todo esto eres TÚ.

También tú tienes la solución

Pero antes de que te des de topes y te recrimines frente al espejo, déjanos explicarte lo que te podría estar pasando; ya que seguramente has alimentado, sin darte cuenta, una mentalidad pasiva en tu interior.

Durante años has echado la bolita a otras personas o circunstancias de tus desventuras y esto ha servido para justificarte cuando las cosas no te salen bien. Si llegas tarde al trabajo, es culpa del tráfico.

Si subes de peso, es culpa de los miles de puestos de comida callejera que hay en tu colonia. Si te trabas en tu chamba, es culpa de tu empresa por no capacitarte bien… ¿Te suena coherente? A nosotros tampoco pero, si has aplicado un ejemplo parecido, debes saber que la mentalidad pasiva te está dominando y lo hace descaradamente.

De hecho, esta actitud pasiva está tan clavada en tu interior, que encontrarás excusas (porque eso son) para todo; incluso llegando al punto en el que dejas de hacerte responsable de tu alrededor y justificas cada cosa negativa que te sucede pensando que el destino conspira en contra tuya y no puedes hacer nada para remediarlo.

Aquí es cuando entra la solución que te prometimos, pero necesitamos de alguien para que los resultados sean los deseados y tu vida personal y laboral tengan un final feliz. ¿Adivinas de quién se trata? Sí, nuevamente de ti.

Vuélvete indispensable en tu empleo(Se abre en una nueva pestaña del navegador)

Cambia de Mentalidad

Cambiar una mentalidad pasiva por una activa es muy fácil, siempre y cuando tengas los suficientes… ánimos para hacerlo.

Una mentalidad activa, además de ayudarte a ser mejor, te ayudará a tomar el control de tus acciones y a hacerte responsable de cada decisión que tomes. Y lo mejor es que también está en tu interior y lo único que debes hacer es aprender a ejercitarla para que se fortalezca, domine y elimine a esa mentalidad pasiva que te está doblegando.

Si llegas tarde al trabajo por el tráfico, es porque TÚ no planeaste tus tiempos con anticipación. Si subes de peso, es porque TÚ caes en la tentación de los puestos de comida de tu colonia. Si te trabas en tu chamba, es porque TÚ dejaste de investigar y prepararte para desempeñarte mejor.

De esto se trata la mentalidad activa y, aunque sabemos que es más fácil culpar a alguien (algo) más, aceptar nuestra responsabilidad nos hará tener el control de nuestra vida, evitando así situaciones negativas.

Ejercitar tu mentalidad activa es fácil y puedes empezar a hacerlo con algo tan sencillo como cambiar la manera en la que te expresas:

  • En lugar de decir “Hoy no puedo ir al gimnasio porque…”, di “Hoy elegí no ir al gimnasio porque…”
  • En lugar de decir “Hoy no podré llegar a la junta porque…” di “Hoy elegí no llegar a la junta porque…”
  • En lugar de decir “Ay, seguí los consejos de mis amigos para invertir y perdí mi dinero”, di “Decidí seguir el consejo de mis amigos y las cosas no salieron bien. Pondré más atención a la próxima”.

Hazte responsable y conviértete en el dueño de tus fracasos, esto te ayudará a tomar el control de tus decisiones y, una vez que logres tener dicho control, verás cómo la vida ya no se percibe tan dura.

Las mentalidades pasivas y activas están dentro de ti, TÚ eres quien elige cuál será la que te acompañe a partir de ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *