Principales ventajas de trabajar en casa:

1.La mejor forma de estar cerca de tu familia:

Trabajar desde casa a tiempo completo o a media jornada puede ayudarte a pasar más tiempo con tu pareja, hijos y otros familiares, ya que el espacio que compartes con tu familia es el mismo que empleas para trabajar.

2.Menos distracciones:

Muchos trabajadores encuentran problemas para concentrarse en sus lugares de trabajo debido a los ruidos, la falta de intimidad o simplemente porque hay compañeros y elementos del espacio de trabajo que despistan su atención. Trabajar desde casa es una buena opción para quienes necesitan crear sus propias condiciones de trabajo con tal de estar concentrados.

3. Horarios flexibles:

Hay quienes encuentran su momento de máxima productividad antes de que salga el sol o a altas horas de la madrugada. Para este tipo de trabajadores, el teletrabajo es una gran ventaja ya que les permite organizar sus horarios de trabajo con total libertad.

4. Olvídate del vestuario:

Hay muchos artículos y expertos que recomiendan a los teletrabajadores tener una rutina similar a la de quienes tienen que salir de casa para ir a la oficina o cualquier otro lugar de trabajo. Sin embargo, quienes trabajan desde casa tienen la libertad de decidir si cumplen o no este tipo de premisas, es decir, pueden trabajar en pijama o con traje y corbata si lo desean, una opción que no está al alcance de los demás empleados de la empresa.

5. Se acabaron los atascos:

La mayor parte de la población vive en ciudades donde el tráfico suele ser un problema habitual, principalmente en las horas previas y posteriores a la jornada laboral. Una de las grandes ventajas de trabajar desde casa es no tener que afrontar los monumentales atascos que tanto tiempo, energía y dinero hacen perder a los demás trabajadores.

Principales desventajas de trabajar desde casa:

1. Soledad, tu nueva compañera:

La tranquilidad de trabajar desde casa puede ser excepcional para aumentar tu productividad, pero siempre estará acompañada de un sentimiento de aislamiento resultado de no compartir rutina con los compañeros de trabajo. Los teletrabajadores más experimentados recomiendan encarecidamente mantener el contacto con los demás empleados, ya sea por Skype, teléfono o email, además de asistir de forma periódica a eventos que te permitan sentir el contacto con otros profesionales.

2. Los problemas informáticos:

Imagina que llegas al trabajo y la tecnología que necesitas para realizar tu tarea ha dejado de funcionar. Lo más probable es que la empresa disponga de un técnico o algún servicio externo para resolver este tipo de imprevistos. Sin embargo, los teletrabajadores tienen que afrontar por su cuenta los vaivenes del ordenador que pueden generar el trabajar desde casa y las complicaciones de configurar cualquier tipo de programa informático.

3. Dificultades para trabajar en equipo:

Si tu trabajo requiere de otras personas para concluir con éxito, debes saber que el teletrabajo es una opción complicada incluso entre quienes disponen de las tecnologías más avanzadas. Ningún software de comunicaciones puede equipararse en calidad a las reuniones cara a cara.

4. Menos distracciones…o todo lo contrario:

Una de las grandes ventajas que hemos mencionado es la posibilidad de acabar con los charlatanes, el ruido y otras distracciones de tu lugar de trabajo. Sin embargo, el teletrabajo también implica estar cerca de nuevos enemigos de tu capacidad de concentración, desde esos familiares que olvidan que estás trabajando hasta la nevera repleta de alimentos apetitosos, las tareas del hogar o la televisión. Hacen falta mucho coraje y mucha fuerza propia para no caer en estas nuevas distracciones que te brinda tu hogar.

5. Una oficina abierta las 24 horas:

Los empleados de toda la vida terminan su jornada laboral y a menudo se llevan algunas preocupaciones a casa. Sin embargo, quienes trabajan desde casa conviven no solo con esas preocupaciones sino también con la posibilidad de dedicarse al trabajo a cualquier hora. El riesgo de no controlar los horarios de trabajo hace que los teletrabajadores estén expuestos a jornadas de trabajo interminables.

6. Trabajar desde casa puede salir más caro:

Es cierto que ya no tendrás que pagar por el almuerzo, que reducirás tu gasto en ropa y que además te ahorrarás un dinero en transporte. Sin embargo, trabajar desde casa puede suponer un incremento en el gasto en alimentación (perderás el derecho a una prima por alimentación) y además aumentarán otros gastos, como el de electricidad y el de agua, por ejemplo. Es difícil determinar si el cómputo global resulta o no favorable para el teletrabajador, pero sin duda este es un factor que hay que tener en cuenta a la hora de decidir si preferimos trabajar desde casa.

Como en la mayoría de los casos, ambas opciones tienen sus pros y sus contras, cabe a cada uno valorar cual es la forma de trabajo que más le conviene, o también adaptarse a las posibilidades ya que no todo el mundo tiene la suerte de poder elegir.